Pintura sobre Galvanizado

Los sistemas dúplex a base de una o varias capas de pintura sobre los recubrimientos galvanizados se utilizan generalmente cuando es necesario utilizar determinados colores con fines de balizaje o identificación o por motivos iconográficos de marca. A veces también es necesaria una protección especial por la gran agresividad del medio ambiente.

Aspectos positivos:

La duración de la protección frente a la corrosión es mucho más prolongada que la que corresponde a la suma de cada sistema individual por separado: galvanizado y pintura. Esto es debido a que se produce un efecto sinérgico de protección mutua pintura-zinc.

Con el paso del tiempo una pintura aplicada directamente sobre hierro no sólo se cuartea, sino que se ahueca y despega porque los óxidos de hierro al hidratarse aumentan hasta 8 veces el volumen original de hierro.

En cambio, si la pintura está aplicada sobre zinc, cuando la pintura se cuartee, se oxidará el zinc, pero los productos de corrosión del zinc son compactos y no voluminosos, por lo que la pintura no se despega ni ahueca y permanece perfectamente adherida al sustrato.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.