Galvanizado y Soldadura

      No hay comentarios en Galvanizado y Soldadura

Hoy hablaremos de galvanizado y soldadura.

Al galvanizar piezas que tienen uniones con solape y soldadura discontinua se produce un efecto negativo muy significativo. La soldadura discontinua permite que por las rendijas estrechas del contacto entre las placas, entren líquidos del decapado llenando la zona de solape.

Estos líquidos al entrar en contacto con el zinc fundido saldrán expulsados violentamente en forma de gases de manera que se impide la entrada de zinc en toda la zona interna de contacto o solape. Es decir dicha zona interna no se galvaniza.
Por lluvia o humedad alta no es infrecuente que penetre agua en esas zonas de solape que no quedaron galvanizadas, de manera que al poco tiempo empiezan a “rezumar” óxido que mancha llamativamente todo el material, produciendo la impresión errónea de que las piezas galvanizadas “se están oxidando”.

El mismo efecto que el comentado se produce en cualquier soldadura cuando el soldador deja “poros”, en los que penetran los líquidos, pero no puede entrar el zinc. Se convierten en un punto del que salen líquidos negros o rojos de óxido del hierro que ensucian el material galvanizado. No hay más remedio que limpiar lo manchado y sellar las rendijas o los poros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.