GALESA y las renovables

      No hay comentarios en GALESA y las renovables

Entre las Energías renovables que empiezan a tomar importancia progresivamente mayor está la energía Termosolar. El sol es nuestro proveedor energético original, inagotable para nosotros y fuente de la que nacen todas las demás energías.

En la elección de opciones de producción de energías solares adquiere cada vez más importancia la ratio de aprovechamiento entre lo que nos ofrece el sol y lo que somos capaces de almacenar o producir, es decir, el “rendimiento energético” que logramos conseguir, de forma que cada vez se estudia cómo hacer que “se pierda” menos energía.

Desde GALESA invitamos a una pequeña reflexión en torno al rendimiento, en este caso, de los materiales que se utilizan como estructura soporte de los ingenios o máquinas de aprovechamiento de la energía solar, o sea, las estructuras metálicas necesarias.

El hierro, como la mayoría de los metales, sufre corrosión espontánea y cuando el hierro se oxida y humedece pierde todas las características que le hacen tan útil.

Las estructuras férreas a la intemperie en presencia agentes medioambientales como la humedad, el salitre de las zonas costeras o la contaminación química, en combinación con el oxígeno sufren “corrosión” que obliga a mantenimientos costosos para evitarla o a gastos de reparación o sustitución de materiales, que por la corrosión se hacen inservibles.