Consideraciones sobre el Galvanizado (II)

El galvanizado en caliente se utiliza desde hace más de 100 años para proteger el acero de la corrosión. El recubrimiento protector se produce al sumergir productos de acero en un baño de zinc fundido. Tiene como principal objetivo evitar la oxidación y corrosión que la humedad y la contaminación ambiental pueden ocasionar sobre el hierro. Esta actividad representa aproximadamente el 50% del consumo de zinc en el mundo.

Aunque el galvanizado se utiliza extensivamente en la protección de una gran variedad de productos que requieren protección contra la corrosión, sus usos principales están en el acero estructural utilizado en obras públicas, torres de transmisión y comunicaciones y estructuras en áreas químicas, de construcción, tratamiento de aguas, transporte, agrícola, minera, etc.

Es importante constatar que a lo largo de la historia, muchos son los procesos que sea han realizado sobre los metales para alargar su duración y mejorar sus prestaciones, pero ninguno con las posibilidades y eficiencia del galvanizado en caliente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.